diumenge, 29 de setembre de 2013

PAN, EDUCACIÓN, LIBERTAD. Petros Márkaris.

A través de las novelas de Márkaris y su personaje el comisario Jaritos, que en principio no parece plantear ninguna simpatía, ni empatía por su procedencia, vas conociendo la historia reciente de Grecia sin tapujos. Desde el final de la Dictadura de los Coroneles, a la democracia de pies de fango. Corrupciones, fascismo, racismo, troika, Merkel, recortes, desahucios, desesperanza e implicación del autor en la crítica de la realidad de su país.

En Pan, Educación, Libertad se va más allá y se puede establecer un paralelismo con el estado español. El peligro tras la caída de la dictadura no fue la ultraderecha, fueron los transicionales, los que valiéndose de las banderas que otros enarbolaron con mucho sacrificio las enterraron bajo la prosperidad que les proporcionó el silenciar. El silencio del compromiso ideológico que pagaron con la vida, la tortura y el olvido los que resistieron los más duros embates del fascismo. Así una nueva generación descubre el cinismo de sus padres y el respeto por sus abuelos. Así el lobo del cuento no es Alba Dorada, ese es el perro sanguinario, los lobos con piel de oveja que se comieron a sus falsas congéneres fueron los que ocuparon los cargos de poder, los que las ofrecieron en sacrificio a los altares del neoliberalismo, hombres de negro, FMI, mercados, todos sinónimos del desastre social.



Algunos extractos:

"<Terrorismo: m. 1. Dominación por medio del terror. /2. Gobierno de un pueblo por medio de procedimientos violentos y crueles, imposición del poder por parte de una clase social determinada o de un grupo con el uso de medidas extremadamente violentas; terrorismo rojo (el que practican los revolucionarios vencedores contra la clase burguesa) / terrorismo blanco (el que practica la clase burguesa dominante a través de los organismos del Estado)>
El Dimitrakos * vuelve a decepcionarme. En parte, sus acepciones están justificadas por su época. Por entonces no existían las organizaciones terroristas de ahora, como 17 de Noviembre o Lucha Revolucionaria. Y, ciertamente, ahora no existe ya el terrorismo blanco. La única acepción que aún tiene validez es la del . Así fue el gobierno de la dictadura militar. A no ser que consideremos terrorismo blanco, " Pág. 85. *Enciclopedia de cabecera del comisario Jaritos.

"La generación de la Politécnica pasó al menos diez años jugando con asuntos que no son un juego, comisario. Ocupó todos los puestos relevantes cuando cayó la dictadura militar, y a todos los niveles: en la política y en los sindicatos, en las cooperativas agrícolas y en la enseñanza. Nadie podía discutir su dominio absoluto. En la década siguiente, sin embargo, surgió una generación nueva. En parte, esta quinta fue producto de la generación de la Politécnica, y hecha a su imagen y semejanza." Pág. 223.

"Él era uno de los torturadores. X* le sopló a Y mi nombre y los nombres de muchos otros. Cuando calló la dictadura cada uno tenía al otro cogido de los mismísimos. X sabía que Y había sido torturador y Y sabía que X sabía que Y había sido torturador y Y sabía que X había vendido a sus compañeros. Por eso acabaron siendo colegas. Y le puso a X la medalla del luchador antifascista y X le lavó la cara a Y. En cuanto al gran padrecito de los obreros que fue Z, en una caja encontrarás información sobre las empresas tapadera que montó con los suyos para repartirse los fondos europeos. Primero cobraba Z. Los demás rebuscaban las migajas en los contenedores, como hacen hoy los parados." Pág. 236. *Sustitución de los nombres auténticos para respetar la intriga de la novela.


Biografía Petros Márkaris wikipedia

Más información sobre sus obras


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada